[Detenerlo nombrándolo], Christian Bobin

viernes, 6 de enero de 2017
Nadja Sveir


En qué se reconoce lo que se ama. En ese arrebato de calma, en ese golpe que alcanza el corazón y en la hemorragia que le sigue —una hemorragia de silencio en la palabra. Lo que se ama no tiene nombre. Se nos acerca y posa su mano sobre nuestro hombro antes de que hayamos encontrado una palabra para pararlo, para nombrarlo, para detenerlo nombrándolo.

‍‍ ‍‍
Christian Bobin, Un simple vestido de fiesta, Árdora, Madrid, 2011.
‍‍ ‍‍